prensa
 
radio
 
radio
 
“Ahora más que nunca, hay que poner en marcha medidas que ayuden al inquilino, pero también al propietario”, Antonio Carroza, CEO de Alquiler Seguro
  • El Consejo de Ministros plantea la paralización de los desahucios durante 6 meses.
  • Algunas de las medidas planteadas provocarían desigualdad entre propietarios e inquilinos e, incluso, entre los propios inquilinos.
  • “Apelamos a legislar en igualdad para que nadie se quede atrás”Antonio Carroza, CEO de Alquiler Seguro.
 

Madrid, 31 de marzo de 2020. En pleno estado de alarma y con miles de personas afectadas por las restricciones establecidas, el Gobierno continúa aprobando medidas que ayuden a paliar la situación de autónomos y empresas que han echado el cierre a sus negocios y de trabajadores damnificados por ERTEs. Durante el día de hoy, está prevista la aprobación de nuevas líneas de trabajo que repercuten directamente en el mercado inmobiliario del alquiler.

Una de las principales medidas que se barajan, es la aprobación de una línea de créditos sin intereses para ayudar, a los inquilinos más afectados por la crisis del COVID-19, a hacer frente al pago de las rentas. “Desde Alquiler Seguro aplaudimos cualquier decisión que se plantee para ayudar directamente a los arrendatarios en esta situación excepcional, ahora más que nunca hay que poner en marcha medidas que ayuden al inquilino, pero también al propietario”, explica Antonio Carroza, Consejero Delegado de Alquiler Seguro.

Entre las posibilidades que pueden entrar en el Real Decreto-Ley está también la paralización de los desahucios por impago de arrendamiento durante 6 meses. “ De llegar a aprobarse esto, el Gobierno deja la puerta abierta a los casos de morosidad. Además, el impago previo a esta situación también se vería paralizado y no podemos dejar a estos arrendadores despojados de sus viviendas y de su derecho a la propiedad privada. Si como se pretende se paralizan los desahucios, el propietario, que en muchos casos también estará afectado por la dramática situación que estamos viviendo, quedaría desprotegido y desamparado por ley”, incide Carroza.

“ No se debería de legislar distinguiendo entre inquilinos y propietarios, ambos son vecinos y ciudadanos que están viendo cómo su situación económico-laboral ha cambiado inesperadamente. Estas políticas sociales provocan desigualdad, porque favorecen a una figura respecto a otra, cuando la realidad es que deberían tener los mismos derechos.”

Otra de las distinciones que se podrían tener en cuenta a la hora de recibir ayudas es que el propietario sea un particular o un gran tenedor. “ Puede ser que dos inquilinos vivan las mismas circunstancias y sus situaciones sean insostenibles, pero dependiendo de si el propietario es un gran tenedor o no, podrían recibir ayudas diferentes”, explica el Consejero Delegado de Alquiler Seguro. Todavía no está claro cómo quedará legislado este punto, pero entre la información que se ha filtrado en los últimos días cabe la posibilidad de que los inquilinos de viviendas de grandes tenedores se lleguen a beneficiar de una quita de hasta el 50%.

“ Esta diferenciación resultaría desafortunada y lo único que lograría es que indirectamente se favorezca la creación de grandes tenedores porque aumentaría su demanda. Los inquilinos sabrán que ante situaciones críticas como la que vivimos tener como propietario a un gran tenedor sería más beneficioso para ellos”, continua Carroza.

Otro de los escenarios que se han planteado en los últimos días y que se están promoviendo por parte de algunos agentes del sector es la condonación de 4 meses de renta, con la amenaza si no se logra de la huelga de inquilinos. “ Insistimos en la importancia de que las familias más afectadas por la crisis del COVID-19 cuenten con el respaldo del Estado, no podemos dejar que nadie se quede atrás, pero esta no es la vía. Recordemos que detrás de un inquilino hay un propietario que, en la mayoría de los casos, es un particular y para el que la renta del alquiler se convierte en un apoyo muy importante a sus ingresos mensuales. El cierre de negocios y los ERTEs afectan a todos por igual y de aprobarse esta polémica medida los propietarios se quedarían perdidos, desamparados e indefensos”, insiste Antonio Carroza.

“ Desde Alquiler Seguro apelamos al Gobierno a legislar en igualdad, para que verdaderamente las ayudas lleguen a las familias que más lo necesitan y, por supuesto, sin darle la espalda a los pequeños ahorradores que con mucho esfuerzo han podido llegar a convertirse en propietarios de una vivienda en alquiler”, concluye Carroza.